Tratamiento de la asertividad en la Psicología
Artículo, Psicología

Decir las cosas bien

La asertividad es una parte esencial de las habilidades sociales que implica saber expresar lo que pensamos y sentimos de forma adecuada, y saber responder adecuadamente a lo que dicen los demás. La asertividad, como un… estilo comunicativo, se sitúa en el espacio intermedio entre otros dos estilos que marcan dos polos: el estilo pasivo y el estilo agresivo. Cada uno de ellos tiene una serie de características e implica una forma de comunicarse:

  • Estilo agresivo: son personas que dicen las cosas imponiéndose a los demás “Harías mejor en…”, utilizan la mirada fija para intimidar, un tono de voz elevado, postura intimidatoria y gestos amenazantes. Los efectos de este estilo son: conflictos interpersonales, culpa, frustración, sensación de pérdida de control, enfado y tiene más probabilidad de caer en adicciones.
  • Estilo pasivo: son personas que no suelen decir lo que piensan o lo dicen utilizando expresiones como “quizás, supongo, a lo mejor…”, utilizan la mirada baja, tono de voz bajito, vacilaciones, postura hundida y tienden a evitar las situaciones. Los efectos de este estilo son: conflictos interpersonales, depresión, desamparo, pobre autoimagen, soledad y son más proclives a caer en adicciones.
  • Estilo asertivo: son personas que saben expresar de forma adecuada a cada situación lo que piensan y siente en ese momento. Utilizan expresiones como “pienso, siento, quiero, hagamos…”, con contacto ocular directo pero no intimidatorio, tono de voz convencional, postura erecta, habla fluida y verbalizaciones positivas. Los efectos de este estilo son: resuelve problemas, se siente a gusto consigo mismo y con los demás, se siente satisfecho, siente que tiene control, le gusta a sí mismo y a los demás.

La asertividad es algo que se adquiere y hay muchas técnicas para hacerlo. Un ejemplo de conducta asertiva sería: un compañero de trabajo llega siempre tarde y tenemos que asumir parte de sus tareas a diario:

  • Pasivo: no digo nada y continúo asumiendo sus tareas generándome frustración y enfado, y sintiéndome explotado.
  • Agresivo: le diría “!eres un sinvergüenza y estoy hart@ de tener que hacer siempre tus tareas. Me tienes hasta la narices!
  • Asertivo: el hecho de que llegues siempre tarde hace que tenga que ocuparme de tus tareas y hace que me retrase con las mías haciéndome sentir mal. Te pediría que fueses más puntual.

Recuerda que el ser asertivo no significa que siempre tengas razón sino que puedas expresar tu opinión de forma adecuada, aunque sea errónea.

Sobre elbapsicologas

Somos un centro sanitario de psicología y logopedia con más de 6 años de funcionamiento, dedicado a la prevención y tratamiento de diversos trastornos emocionales y psicológicos, así como al tratamiento de problemas del habla. Nuestras profesionales, de amplia experiencia, le atenderán dentro de un clima de confianza, cercanía y desde la más estricta confidencialidad.

Entradas Relacionadas