TÉCNICAS DE ESTUDIO

Entendemos por Técnicas de estudio aquellas estrategias que son utilizadas por el estudiante de cualquier nivel educativo, adaptadas a su edad, y que lo ayudan a obtener un rendimiento académico óptimo. Es decir, a mejorar los resultados y a adquirir mayor grado de conocimiento en un tiempo menor.

OBJETIVO

El objetivo de las Técnicas de Estudio es que cualquier alumno sea capaz de obtener mejores resultados desarrollando habilidades o aptitudes concretas que le faciliten la adquisición progresiva de los conocimientos que le exigen. Estas técnicas facilitan la compresión de la materia a estudiar y el posterior desarrollo de las pruebas académicas que se le presentan. Estas habilidades se aprenden mediante ejercicios o técnicas concretas como pueden ser: organización, gestión del tiempo, comprensión lectora, esquematización…

Es importante tener en cuenta que, en muchas ocasiones, el fracaso escolar viene determinado por una mala adquisición y/o establecimiento de un hábito de estudio, no por la baja capacidad del alumno para enfrentarse a la adquisición de conceptos. Existen muchos casos de alumnos que obtienen un bajo rendimiento académico, cuando su capacidad es totalmente óptima, simplemente desconocen como organizar sus tareas, materias y/o contenido a estudiar.
Existen varios estudios que apuntan al alto fracaso escolar relacionado con unos hábitos de estudio incorrectos o inexistentes, por ello es importante poner solución a esta problemática en cuanto se detecta que dicho problema está empezando a producirse en el alumno.